HISTORIA - RESUMEN


Corre el año 2245 y se lleva a cabo la Segunda Guerra Lunar. Todo empezó hace un siglo, cuando se construyo una ciudad cerca del polo sur de la Luna, llamada Selene. En poco tiempo las fuerzas de la Tierra al observar el tremendo avance y crecimiento de la ciudad, temieron por su seguridad, así planearon el ataque; la guerra empezó, conocida como la Primera Guerra Lunar.

A consecuencia de la guerra, la Tierra fue bombardeada mermando su población y en su mayoría convertida en

 

grandes extensiones de tierra desértica y devastada.


Después sin intención por parte de los dos bandos de buscar una tregua, la guerra se detuvo. Ambas partes quedaron muy dañadas por el conflicto. Los países supervivientes en la Tierra formaron el Imperio.

En el 2242, la guerra fue reiniciada por el imperio, mientras que Selene se encontraba en una deplorable situación, ya que sus recursos estaban consumiéndose y necesitaba de la agricultura basada en el nitrógeno que se podía encontrar únicamente en la Tierra. Fue entonces cuando la Segunda Guerra Lunar comenzó. La superioridad Selenita era notable, y sus fuerzas superaban en armamento a las del lado terrestre, la rendición terrestre era casi inevitable. Mas las cosas cambiaron conforme el tiempo pasaba y los recursos de los Selenitas se consumían, esto obligó a las fuerzas Selenitas a rendirse.

 

De la Central de inteligencia Selenita surgió un proyecto ultra-secreto, el cual consistía en entrenar a pilotos para tripular un nuevo prototipo de caza táctico en misiones suicidas. Los ataques se convirtieron en mortales símbolos de muerte y destrucción. El proyecto en sí se llamo Einhänder.

El 12 de Diciembre del 2245, Selene mandó tres de estas naves a la tierra con el fin de infiltrarse en las defensas terrestres y explorar la Capital del Imperio. Ésta sería la última de las misiones de Einhänder.